10 alimentos que debe evitar si padece el síndrome del intestino irritable (SII)

10 alimentos que debe evitar si padece el síndrome del intestino irritable (SII)

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno común que afecta al intestino grueso y provoca síntomas como calambres, dolor abdominal, hinchazón, gases, diarrea y estreñimiento.

Aunque se desconoce la causa exacta del SII, la dieta desempeña un papel crucial en el control de sus síntomas. He aquí una mirada detallada a los alimentos que comúnmente se recomienda evitar para aquellos con SII:

1. Alimentos ricos en FODMAP

Los FODMAP son un grupo de carbohidratos que se absorben mal en el intestino delgado y pueden desencadenar los síntomas del SII. Entre los alimentos ricos en FODMAP se incluyen:

  • Ciertas frutas: Manzanas, cerezas, peras y melocotones.
  • Verduras: Cebollas, ajos, coliflor, champiñones y espárragos.
  • Productos lácteos: Leche, yogur y quesos blandos.
  • Trigo y centeno: Pan, pasta y cereales.
  • Legumbres: Alubias, lentejas y garbanzos.
  • Edulcorantes: Miel, néctar de agave y jarabe de maíz de alta fructosa.

2. Lactosa

Las personas con SII pueden ser intolerantes a la lactosa. La lactosa se encuentra en productos lácteos como la leche, el queso y el helado. Las alternativas incluyen leche sin lactosa o leche vegetal como la leche de almendras o de soja.

3. Gluten

El gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno, puede empeorar los síntomas del SII en algunas personas. Optar por cereales sin gluten como el arroz, la quinoa y la avena sin gluten puede ser beneficioso.

Sensibilidad al gluten en personas no celíacas:

Algunas personas con SII pueden experimentar una afección conocida como sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC). En estas personas, el consumo de gluten puede desencadenar síntomas similares a los del SII, como dolor abdominal, hinchazón, diarrea o estreñimiento, aunque no padezcan la enfermedad celíaca.

Superposición de síntomas:

Los síntomas del síndrome del intestino irritable y de la sensibilidad al gluten pueden solaparse, por lo que resulta difícil distinguirlos sin pruebas médicas. Por ejemplo, ambas afecciones pueden causar molestias gastrointestinales, fatiga y dolores de cabeza.

Conexión FODMAP:

El trigo, la cebada y el centeno son ricos en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables), hidratos de carbono de cadena corta que el intestino delgado puede absorber mal.

Para muchas personas con SII, es el contenido en FODMAP de estos cereales, y no el gluten en sí, lo que desencadena los síntomas. Esta es una razón clave por la que una dieta baja en FODMAP es a menudo eficaz para controlar los síntomas del SII.

Beneficios de una dieta sin gluten para algunos enfermos de SII

  • Alivio de los síntomas: Las personas con SII sensibles al gluten pueden encontrar un alivio significativo de los síntomas gastrointestinales siguiendo una dieta sin gluten.
  • Reducción de la inflamación: Para algunos, la eliminación del gluten puede reducir la inflamación en el intestino, lo cual es beneficioso para la salud intestinal en general.
  • Mejora de la absorción de nutrientes: Una dieta sin gluten puede mejorar el entorno intestinal, lo que conduce a una mejor absorción de nutrientes.

Consideraciones al optar por una dieta sin gluten

  • Consulta con profesionales sanitarios: Es importante consultar con un profesional de la salud o dietista antes de comenzar una dieta sin gluten, especialmente para descartar la enfermedad celíaca.
  • Equilibrio nutricional: Las dietas sin gluten pueden carecer de ciertos nutrientes que se encuentran en los cereales integrales, como la fibra, el hierro y las vitaminas del grupo B. Es importante garantizar una ingesta equilibrada de estos nutrientes a partir de otras fuentes.
  • Cereales sin gluten: La incorporación de cereales sin gluten como el arroz, la quinoa y la avena sin gluten puede proporcionar los beneficios de los cereales sin los posibles efectos negativos del gluten. Estos cereales son versátiles y pueden utilizarse en una gran variedad de platos.
  • Leer las etiquetas: El gluten puede encontrarse en muchos alimentos procesados, por lo que es importante leer atentamente las etiquetas cuando se sigue una dieta sin gluten.

4. Alimentos fritos y grasos

Los alimentos ricos en grasas, especialmente los fritos, pueden causar diarrea y empeorar los síntomas del SII. Es aconsejable limitar o evitar los alimentos fritos, la mantequilla, la margarina, las salsas cremosas y los cortes grasos de carne.

5. Cafeína

Las bebidas con cafeína, como el café, el té y algunos refrescos, pueden estimular los intestinos y exacerbar la diarrea en los enfermos de SII.

Estimulación del tracto gastrointestinal

  • Aumento de la motilidad intestinal: Se sabe que la cafeína estimula las contracciones musculares del tracto gastrointestinal, conocidas como peristalsis. Este aumento de la motilidad puede conducir a un movimiento más rápido del contenido a través de los intestinos, lo que a menudo provoca diarrea o una sensación de urgencia para ir al baño, sobre todo en personas con SII-D (SII con diarrea predominante).
  • Secreción de ácido gástrico: La cafeína puede estimular el estómago para que produzca más ácido. Para algunas personas con SII, especialmente las propensas a la indigestión o al reflujo ácido, esto puede exacerbar sus síntomas.

Efecto diurético

La cafeína tiene propiedades diuréticas, lo que significa que puede aumentar la producción de orina. Este efecto diurético puede contribuir en ocasiones a la deshidratación, lo que puede exacerbar los síntomas del SII, en particular el estreñimiento.

Impacto en el estrés y la ansiedad

La cafeína puede estimular el sistema nervioso central, aumentando potencialmente la sensación de ansiedad o estrés en algunas personas.

Dado que el estrés es un conocido desencadenante de los síntomas del SII, esto puede crear un ciclo en el que la cafeína empeora indirectamente el SII a través de su impacto en los niveles de estrés.

Sensibilidad individual

  • Respuestas variadas: El impacto de la cafeína puede variar mucho entre las personas con SII. Algunos pueden ser más sensibles a sus efectos, mientras que otros pueden tolerar cantidades moderadas de cafeína sin problemas significativos.
  • Efectos dependientes de la dosis: La gravedad de los síntomas también puede depender de la cantidad de cafeína consumida. Algunas personas pueden tolerar cantidades menores, mientras que es más probable que las dosis mayores causen problemas.

6. Edulcorantes artificiales

Los edulcorantes como el sorbitol y el xilitol, que se encuentran en los chicles sin azúcar y las bebidas dietéticas, pueden causar diarrea en algunas personas con SII.

7. Alcohol

El alcohol puede estimular los intestinos y provocar diarrea. A menudo se recomienda limitar o evitar las bebidas alcohólicas.

8. Alubias y legumbres

Aunque son nutritivas, las alubias y las legumbres pueden aumentar la hinchazón y los gases. Remojar las judías antes de cocinarlas y elegir porciones más pequeñas puede ayudar.

9. Alimentos procesados

Los alimentos procesados suelen contener aditivos y conservantes que pueden desencadenar los síntomas del SII. También tienden a ser altos en sal y bajos en fibra.

10. Alimentos picantes

Los alimentos picantes pueden irritar el intestino y exacerbar los síntomas del SII en algunas personas.

Irritación del tracto digestivo

  • Irritantes químicos: Muchos alimentos picantes contienen capsaicina (presente en los pimientos picantes) u otros compuestos que pueden actuar como irritantes del revestimiento del tracto gastrointestinal. Para las personas con SII, cuyos intestinos ya son sensibles, esto puede aumentar las molestias y los síntomas.
  • Aumento de la producción de ácido: Los alimentos picantes pueden estimular el estómago para que produzca más ácido, lo que puede provocar síntomas como ardor de estómago o reflujo, una dolencia común entre los enfermos de SII.

Estimulación intestinal

  • Mejora de la motilidad intestinal: Los alimentos picantes pueden acelerar la motilidad intestinal, es decir, el movimiento de los alimentos a través del sistema digestivo. Para las personas con SII, en particular las que padecen el tipo predominantemente diarreico (SII-D), esto puede exacerbar síntomas como la diarrea y los calambres abdominales.
  • Activación de los receptores del dolor: Los compuestos de los alimentos picantes pueden activar los receptores del dolor en el tracto gastrointestinal, lo que conduce a una mayor sensación de dolor o malestar, un fenómeno particularmente notable en las personas con SII.

Sensibilidad individual

  • Tolerancia variable: La tolerancia a los alimentos picantes puede variar mucho entre las personas con SII. Algunas pueden tolerar picantes suaves sin problemas, mientras que otras pueden encontrar que incluso una pequeña cantidad de picante desencadena los síntomas.
  • Factores psicológicos: La anticipación de dolor o malestar después de comer alimentos picantes también puede desempeñar un papel, ya que se sabe que el estrés y la ansiedad exacerban los síntomas del SII.

Conclusión

Es importante tener en cuenta que el SII es una enfermedad muy individual y que los desencadenantes alimentarios pueden variar de una persona a otra. Se recomienda llevar un diario de alimentos para identificar los desencadenantes personales.

Además, trabajar con un proveedor de atención médica o un dietista puede ayudar a desarrollar un plan de alimentación personalizado que controle los síntomas del SII y, al mismo tiempo, garantice que se satisfagan las necesidades nutricionales.

Similar Posts